Lugares de trabajo saludables: consejos de la OMS

Los lugares de trabajo saludables fomentan un ambiente laboral positivo, promocionan la salud y el compromiso de los empleados con la empresa. Por el contrario, un entorno laboral hostil contradice muchos principios de salud.

De esta forma, la Asamblea Mundial de la Salud  en el año 2007 apoyó un nuevo Plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores, con el objeto de impulsar en esta dirección a sus Estados Miembros.

En un documento editado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se argumentaba que se espera que en este asunto las empresas no sólo cumplan con las obligaciones legales, sino que «vayan más allá de la exigencia legal» a través de una actuación responsable.

Entre las  formas que las empresas pueden cumplir con estas crecientes expectativas, la OMS declara que es creando lugares de trabajo saludables para sus trabajadores. Y explica que estos deben ser «espacios que prevengan enfermedades y dolencias causadas por el trabajo, al mismo tiempo que mejoran la productividad y la competitividad».

Con el fin de proporcionar a las empresas un plan de buenas prácticas al respecto, la Organización Mundial de la Salud lanzó el Marco Global de Lugares de Trabajo Saludables en Abril de 2010.

Este documento está compuesto por una recopilación de buenas prácticas y herramientas adecuadas para que se apliquen en los espacios de trabajo y así sean considerados por el mencionado organismo lugares de trabajo saludables.

Así, la OMS declara que un lugar de trabajo saludable es aquel en que trabajadores y directivos colaboran en un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores, así como la  sostenibilidad del lugar de trabajo. E Indica que se basa en los siguientes aspectos:

La salud y seguridad en lo que respecta al entorno físico de trabajo.

La salud, seguridad y el bienestar en relación al entorno psicosocial de trabajo, incluyendo la organización del trabajo y la cultura organizacional.

Recursos personales de salud en el lugar de trabajo (apoyando y estimulando estilos de vida saludables).

Sistemas de participación en la comunidad para mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y miembros de la comunidad.

Para ello, el mencionado documento planea cinco claves esenciales.

Clave 1. Participación y compromiso de la dirección. La OMS apunta que es fundamental para logar espacios de trabajo saludables aumentar el compromiso por parte de la dirección, así como movilizar a las principales partes en la integración de los lugares de trabajo saludables con los valores y objetivos de la compañía. Además, reseña como necesario que se proporcionen evidencias de este compromiso, de tal forma que se indique claramente que las iniciativas de trabajo saludables son parte de la estrategia empresarial de la organización.

 Clave 2. Involucrar a los trabajadores y sus representantes. Involucrar a los trabajadores y a sus representantes. Los trabajadores y sus representantes no deben simplemente ser «consultados» o «informados», sino que deben participar activamente en cada paso del proceso.

 Clave 3. Ética y legalidad empresarial.El documento de la OMS advierte aquí que las empresas deben adherirse a los códigos sociales y éticos como una parte de su rol en la comunidad. Debe cumplir los códigos y leyes de salud laboral. Además de asumir la responsabilidad de los trabajadores, sus familias y el público en general, así como evitar riesgos innecesarios y el sufrimiento humano.

Clave 4: Uso de un proceso sistemático e integral para asegurar la mejora continua y la eficacia. Esta clave habla de la movilización de los compromisos estratégicos para generar ambientes de trabajo saludables. Así, señala como acciones a realiza, entre otras muchas, la reunión de los recursos necesarios, la evaluación de la situación actual y el futuro deseado, el desarrollo de prioridades y de un plan integral general y planes específicos de acción para aprender de otros.

Clave 5: Sostenibilidad e Integración.Esta clave está relacionada con el compromiso de la dirección de la empresa para utilizar la salud, la seguridad y el bienestar como «filtro» para la toma de decisiones. En este apartado para lograr espacios de trabajo saludables, la Organización Mundial de la Salud aconseja integrar las iniciativas de lugares de trabajo saludables en el plan global estratégico de la compañía, usar equipos multifuncionales para reducir el aislamiento de los grupos de trabajo y establecer un comité de salud y seguridad, así como un comité de bienestar en el lugar de trabajo.

También señala la institución supranacional que sería conveniente medir no sólo el rendimiento financiero, sino también el conocimiento del cliente, los procesos internos de negocio, así como el aprendizaje y desarrollo profesional de los empleados para asegurar el éxito empresarial a largo plazo. Mantener una visión integral de la salud y seguridad laboral, así como examinar todos sus aspectos con el fin de identificar una gama más amplia de soluciones eficaces.

En Dicode, estamos comprometidos con los espacios de trabajo saludables y asesoramos a otras empresas para que logren este objetivo en lo que se refiere a su diseño y equipamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies